El mito de Eostre

Eostre era la diosa de la fertilidad en la tradición germánica y anglosajona según algunas fuentes. Su festividad tenía lugar el 21 de marzo, es decir, en el equinoccio de primavera. Esta celebración suponía un renacimiento de la vida allí donde meses atrás había reinado el frío de las nieves y la aridez. Aún hoy en día, ciertas religiones neopaganas la veneran, y existe un cierto debate no aclarado sobre la veracidad de su veneración en el mundo antiguo, pues hay quienes afirman, al carecer de fuentes como eddas o poemas en su honor, que se trata de un mito moderno, como el héroe celta Fionn mac Cumhaill.

A Eostre se la asociaba con los huevos y los conejos (símbolo de fertilidad que ha llegado hasta nuestros días en forma de dulce), así como las flores. ¿Qué mejor signo de la nueva vida que trae la primavera que las flores? También los griegos tenían su mito acerca del porqué de esta estación del año. Para ellos era Deméter, diosa de las cosechas y la vegetación, quien, abatida por la pérdida de su hija Koré (secuestrada por Hades, dios de los infiernos, y rebautizada como Perséfone) desatendía sus labores mientras la buscaba, lo que impedía que la tierra fuese fértil. Sólo cuando finalmente la recuperó permitió que volvieran los brotes y germinasen las semillas.

Los motivos de las flores han sido la inspiración de esta nueva colección, tan colorida y desenfadada como la primavera misma.

Las flores tienen múltiples usos sociales: las lleva la novia en las bodas tradicionales, y también acompañan al difunto en forma de coronas. Frente a las naturales, las de A tu capricho tienen la ventaja de no marchitarse y lucir siempre como el primer día.

Más en Flickr.

***

Para pedidos: abalorios.capricho@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *