Perlas orientales

Lo que me gusta de pasear por rastros y mercadillos es que muchas veces hay material desdeñado por la gente que resulta muy útil a mis propósitos artesanos. Pero lo que de verdad me provoca un enamoramiento instantáneo son las piezas exóticas y antiguas, hechas en China o Japón, que después de años de viaje entre continentes y personas acaban en mis manos a cambio de un puñado de euros.

Esto dispara mi imaginación, no sólo por las formas y dibujos que podría aprovechar para un colgante o unos pendientes, sino por conocer la historia de aquellos que crearon la pieza, comerciaron con ella, la transportaron, la utilizaron como objeto decorativo y en última instancia decidieron que sobraba en casa y su lugar estaba en el rastro.

Una de mis últimas adquisiciones fue un plato de porcelana china pintado a mano, firmado en el reverso con bellos caracteres y en el que se podían percibir las pinceladas del artesano que plasmó allí su idea de la belleza. ¿Cómo puede ser que años más tarde haya llegado a este rincón de Europa, y haya acabado sus días en un rastro? Es un misterio, como todos los caminos de todas las cosas y personas de este vasto mundo.

El plato ha recibido una segunda vida como colgante, Perla de China, que podéis apreciar mejor en Flickr y adquirir en DaWanda.

colgante chino (2)

***

Contacto: abalorios.capricho@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *