Boy

Decía el poeta Rainer Maria Rilke que la verdadera patria del hombre es la infancia. Pero, ¿qué pasa con ese periodo comprendido entre la niñez y la edad adulta, ese crisol de cambios, ese momento de ideales ardientes y suposiciones cambiantes? Si la pubertad tiene algún tipo de belleza, esa es la posibilidad de aprender, y estar lejos de las amarguras del mundo adulto.

De ahí ha surgido el alfiler “Boy”. Me pregunto quién sería el modelo del plato que ha terminado convirtiéndose en este objeto de bisutería, tan realista que parece que fuera a hablar.

boy

Alfiler “Boy”, en Flickr y DaWanda.

***

Contacto: abalorios.capricho@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *