Galanterías

A veces las cosas más bellas se esconden en los detalles.

Valga como ejemplo un viejo mueble familiar de los años 50. Con el paso del tiempo se había quedado anticuado, su estética no encajaba con la del resto de la casa. Y sin embargo, seguía siendo práctico y estaba en perfecto estado, por lo que tirarlo a la basura no era viable.

¿Qué hacer con él? Lo primero fue averiguar qué era aquello que desentonaba, los toques barrocos que habían pasado de moda, y que transformaban el mueble por completo: unos medallones de porcelana con escenas galantes. Et voilà, se obró el cambio: los pastorcillos y sus marcos metálicos pasaron a mejor vida y fueron sustituidos por una generosa capa de pintura blanca.

Si digo que pasaron a mejor vida fue precisamente porque vinieron de perlas para hacer unos broches y colgantes que permitieron su reutilización. Sus tiempos de adornar aquella mesa ya terminaron, pero, ¿quién sabe? Tal vez ahora puedan decorar una chaqueta o abrigo, antes de que pase definitivamente la época de las nieves y el frío.

colgante galante2

De esta pequeña herencia familiar ha surgido la colección “Galanterías”, que podéis disfrutar al detalle en el álbum de Flickr.

colgante-broche galante

Esto y mucho más en la tienda DaWanda.

***

Contacto: abalorios.capricho@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *