Sail away


chinesco

 

Cuando iba al colegio, me parecía que el mundo era grande, inabarcable. Miraba los mapas y me dejaba hechizar por la música que tenían los nombre de algunos países y ciudades, y me preguntaba cómo serían las gentes y los paisajes de allí.

Después, al fenómeno de crecer viene aparejado otro muy curioso que todos hemos vivido, por el cual las cosas de alrededor que antes nos parecían inmensas ahora nos resultan más pequeñas. Hay una oposición entre lo que recordábamos y lo que volvemos a experimentar, ya como adultos. Así, tal habitación tenía menos metros cuadrados de lo que pensábamos, aquella persona que tanto nos imponía se nos hace menuda, y el globo terráqueo, gracias a las comunicaciones actuales y a Internet, nos parece una cáscara de nuez.

Voy a recorrer una gran distancia de aquí a unos días, y viviré en otro país durante varios meses. Mis nuevas responsabilidades me obligan a dejar este blog en stand-by al menos hasta que vuelva. Espero que el mundo no me resulte ni tan inabarcable como cuando era pequeña, ni tan diminuto que termine por aburrirme.

Antes de poner un punto y seguido en este blog para vivir mi nueva aventura, me gustaría daros las gracias por haberlo seguido desde sus inicios y por haber adquirido algún capricho en él. Para mí ha supuesto entretenerme con un hobby con el que no dejaba de aprender (como cuando adquirí cerámica Satsuma o la figurita de Liebermann).

Como aún quedan caprichos en stock y cuando me vaya no será posible hacer envíos, os invito a que paséis por la página de Facebook por si os interesa algún artículo. En caso de que sea así, podéis mandarme un privado o escribirme a abalorios@atucapricho.es

https://www.facebook.com/media/set/?set=a.585530504836684.1073741826.240659569323781&type=1

last

 

***

Contacto: abalorios@atucapricho.es