Archivo de la etiqueta: colgante

Baroque and Roll

El Rococó es un estilo artístico, surgido del Barroco pero independiente del mismo, que apareció en el siglo XVIII en Francia, bajo los reinados de Luis XV y Luis XVI. Es un arte hedonista, alegre y mundano, que trata de temas cotidianos o mitológicos, y en los que se retrata la belleza del cuerpo desnudo y a los personajes más destacados de la corte. El empleo del colorido y la luz se contrapone al claroscuro y el pesimismo intelectual del Barroco, aunque conserva de éste la característica del gusto por el adorno recargado.

Basándonos en vanidosas tan notables como Madame de Pompadour y María Antonieta, en “A tu capricho” hemos realizado una colección más recargada a base de porcelana antigua, que pretende rescatar en bisutería el esplendor de la corte de Versalles.

También en Flickr.

***

Para pedidos: abalorios.capricho@gmail.com 

Le freak, c’est chic!

En una vuelta de tuerca, “A tu capricho” presenta una nueva colección de colgantes de cerámica antigua, clásicos pero más informales y sencillos, para dar un toque de color vibrante a cada persona. Como todas las demás, son piezas únicas y de edición limitada.


También podéis echar un ojo en Flickr.

***

Para pedidos: abalorios.capricho@gmail.com 

Para derretirse: colores estivales

Al hilo del post anterior, quería presentaros una nueva tanda de colgantes artesanales hechos con material de construcción, en colores brillantes; un alivio para el calor estival y los tonos apagados tan típicos del invierno.  Aquí podéis ver algunas muestras:

Más muestras en Flickr.

***

Para pedidos: abalorios.capricho@gmail.com


Híbridos: materiales que florecen

Los seres humanos somos una curiosa mezcla de naturaleza y civilización. Somos híbridos, hasta el punto de no encontrarnos bien situados del todo ni en la una ni en la otra. Necesitamos el cambio, la adaptación constante de un entorno a otro, las vacaciones al aire libre, la vuelta a la rutina, y sobre todo, la imitación.

El hombre rupestre representaba lo que veía en las pinturas. Los jardines son un intento por parte del moderno de crear un espacio natural controlado con todos sus beneficios pero sin la contraparte de una naturaleza variable, desconocida, a veces hostil, que resultaría demasiado abrumadora para el pobre individuo medio civilizado, aunque nostálgico por sus orígenes.

También los abalorios pueden imitar a la naturaleza a través de materiales tan toscos e industriales a primera vista como los de construcción:

De esta manera, pueden brotar diseños como éstos, perfectos para todas aquellas personas con nostalgia del paraíso perdido. Porque, como bien dijo el poeta Coleridge:

Si un hombre pudiese atravesar el Paraíso en un sueño, y obtener una flor como prueba de que su alma hubiese estado realmente allí, y si descubriera esa flor en su mano cuando despertase- ¿entonces, qué?

***

Para pedidos: abalorios.capricho@gmail.com

Collar étnico. El artesano en su taller

Artesano es aquél capaz de canalizar su creatividad haciendo objetos estéticos con el material que tiene a mano (a menudo humilde) y con resultado imperfecto. La imperfección es la base de la artesanía, el canon de belleza de las cosas elaboradas lejos de la producción en masa. A la hora de hablar de la producción manual, nunca hay dos piezas iguales.

El artesano busca siempre superarse y lograr la originalidad, el toque que haga cada pieza única. Hace bocetos mentales y pruebas en su taller, y finalmente se decide a plasmar lo que ya existe en su mente.

Y después de horas y hasta de días de ensayo, puede llegar a conseguir el más difícil todavía.

Este collar de aire étnico se hizo a través de años de recoger las piezas que lo forman: restos de cerámica antigua y vidrios pulidos por el agua, guardados en varias cajas. En la mano, cada trozo es irrepetible por su tosca belleza, sus bordes irregulares y su variado cromatismo.

Con un poco de alambre retorcido e imaginación, aquellas piezas desperdigadas se convirtieron, gracias a una labor de artesanía y reutilización, en un collar digno del escote más vanidoso, que ahora presento aquí.

Pero todo artesano sabe que después de acabar una pieza toca pensar en la siguiente, y siempre acaba en el punto inicial. De modo que, a solas en su taller, vuelve a su imaginación y sus materiales, dedicado a su próxima creación.

***

Para pedidos: abalorios.capricho@gmail.com

Colgantes de cerámica: recuerdo de las cosas pasadas

A menudo pasa, cuando uno compra un libro de segunda o tercera mano en un rastro o feria que ya ha sido sostenido por otras manos y leído por muchos ojos más, que un objeto acaba adquiriendo parte de la esencia de su anterior propietario. Algo de esas almas ha quedado impregnado en las páginas y las ha amarilleado, y ha terminado por conferirle a dicho objeto un espíritu propio, un carácter, algo así como el de un anciano repleto de vivencias para la mente joven que sepa apreciarlas.

Las cerámicas antiguas tienen su vida propia. A menudo pueden encontrarse en los lugares más insospechados, como descampados o riberas de los ríos. La mano curiosa va desenterrando lo que ha seducido la visión del ojo, y acaba dando con un pequeño trozo de pasado, imperfecto, artesanal. Después la mente se pierde imaginando las vidas pasadas que giraron en torno a ese pedazo, que formaba parte de algo más grande: las comidas familiares, los adornos colgados de la pared para alegrar la casa ante las visitas, los regalos hechos como muestra de afecto. Ahora sostiene ese pedazo de no menos de cien años de antigüedad en sus manos, como último eslabón de esa cadena.

Sin embargo, la vida de las cerámicas no acaba ahí. Pueden vivir una segunda juventud como abalorios, con un poco de alambre que se adapte mejor a sus formas y un cordón que nos permita colgarlas del cuello. De esta forma, sin perder su carácter artesanal, volverán a lucir, si no de la misma manera que hace 200 años, sí con la misma belleza y esplendor.

***

Para pedidos: abalorios.capricho@gmail.com