Archivo de la etiqueta: floral

Ofrenda

En El Sacrificio (Offret, 1986), última película del genio Andrei Tarkovski, el protagonista, Alexander, habla de un jardín que rodeaba la casa donde pasó su infancia y donde vivía su madre. Después de años de descuido, la Naturaleza con mayúsculas lo había reclamado. Alexander, a pesar de verlo hermoso tal cual estaba sin explicarse por qué, decidió civilizar el jardín, adaptarlo a su propio capricho, y al acabar de arrancar los rastrojos y de podar los árboles se dio cuenta, con horror, de que en realidad estaba viendo un trozo de naturaleza mutilado.

Es curioso constatar cómo hemos puesto límites entre la naturaleza y nosotros, hasta el punto de que somos incapaces de sobrevivir en un entorno salvaje como hacen otros animales. Para muchos, un jardín es lo más cercano a ese entorno que pueden soportar, y sin embargo no deja de ser un terreno domesticado, humanizado.

A tu capricho quiere presentaros la coleccion “Carmen”, inspirada en los jardines.

Más en Flickr.

***

Para pedidos: abalorios.capricho@gmail.com

Híbridos: materiales que florecen

Los seres humanos somos una curiosa mezcla de naturaleza y civilización. Somos híbridos, hasta el punto de no encontrarnos bien situados del todo ni en la una ni en la otra. Necesitamos el cambio, la adaptación constante de un entorno a otro, las vacaciones al aire libre, la vuelta a la rutina, y sobre todo, la imitación.

El hombre rupestre representaba lo que veía en las pinturas. Los jardines son un intento por parte del moderno de crear un espacio natural controlado con todos sus beneficios pero sin la contraparte de una naturaleza variable, desconocida, a veces hostil, que resultaría demasiado abrumadora para el pobre individuo medio civilizado, aunque nostálgico por sus orígenes.

También los abalorios pueden imitar a la naturaleza a través de materiales tan toscos e industriales a primera vista como los de construcción:

De esta manera, pueden brotar diseños como éstos, perfectos para todas aquellas personas con nostalgia del paraíso perdido. Porque, como bien dijo el poeta Coleridge:

Si un hombre pudiese atravesar el Paraíso en un sueño, y obtener una flor como prueba de que su alma hubiese estado realmente allí, y si descubriera esa flor en su mano cuando despertase- ¿entonces, qué?

***

Para pedidos: abalorios.capricho@gmail.com