Archivo de la etiqueta: pendientes

Trazos

El 2015 ya hace mucho que arrancó, lleno de propósitos de enmienda y nuevas metas. Es curioso constatar que, por mucho que el año nuevo sea una fecha puramente simbólica, le otorgamos un carácter novedoso, una y otra vez, como un eterno retorno. Doce meses que se renuevan como una espiral, creyendo que avanzamos, siendo conscientes a medias de la repetición de las cosas.

La espiral es un motivo artístico tan antiguo como el hombre. Muchos pueblos diferentes (entre ellos, el celta y el fenicio) lo han utilizado como signo decorativo, en túmulos y objetos de la vida cotidiana. En Malta, por ejemplo, vi espirales en los templos de Tarxien, datadas del 3.600-2.500 A.C.

DSC_0554

Sin embargo, la espiral no es un trazo inventado por el hombre, ya que existe en la misma naturaleza, como se puede ver en los fósiles de amonites, la concha del Nautilus, la forma de algunas galaxias, los pliegues de las huellas dactilares o el movimiento de los ciclones.

espiral

 

La espiral es un símbolo solar, y el triskel celta (un signo geométrico con forma de hélice, cuyos tres brazos son precisamente espirales) representa la eterna evolución a través del conocimiento, así como la armonía entre mente, alma y cuerpo.

Los maoríes, por su parte, tienen el koru, que también está relacionado con el crecimiento personal.

Curiosamente, es en Malta, ese pequeño archipiélago mediterráneo lleno de historia, donde primero aparece representado el triskelion: el más antiguo encontrado hasta la fecha data del 4.400-3.600 A.C.

espiral2

 

Y así, en 2015, me encuentro volviendo a la cerámica, gracias a un plato que nos regalaron, cubierto de estos motivos, y de otros trazos cuyo significado no puedo desentrañar. Tal vez, más allá de los simbolismos colectivos, cada trazo signifique algo tan personal que sólo uno mismo conozca su significado.

espiral3

 ***

http://es.dawanda.com/shop/Atucapricho

El Museo de la Inocencia

masumiyet

“Fue el momento más feliz de mi vida y no lo sabía”.

O. Pamuk, El Museo de la Inocencia

Con estas palabras arranca la novela del premio Nobel turco Orhan Pamuk sobre la historia de amor y desamor, de encuentros y desencuentros, entre Kemal y Füsun, dos seres provenientes de mundos opuestos que terminan ligados por la obsesión erótica y el significado de los objetos. Kemal es un hombre joven con un prometedor futuro por delante en la empresa de su padre y junto a su prometida de buena familia, que tira por la borda estas expectativas al conocer a una pariente de la rama pobre de la familia, Füsun.

Lo que en un principio parece reducirse a una aventura antes del matrimonio acaba convirtiéndose en la piedra angular que da sentido a la existencia de Kemal. Pero no es el triunfo lo que caracteriza a esta historia, sino el anhelo ofuscado del protagonista, que se dilata durante años a la espera de una señal de correspondencia de Füsun, la melancolía, la nostalgia. Y la única manera que tiene de calmar un poco este dolor espiritual, descubre Kemal, es coleccionar todo tipo de objetos relacionados con su amada, hasta el punto de ocupar un piso con sus recopilaciones y hurtos, y acabar creando el llamado Museo de la Inocencia para contar sus tristes memorias.

Orhan Pamuk, en un juego metaliterario, compró una casa en la calle donde se sitúa el hogar de Füsun en la narración, en la ciudad de Estambul, y la fue llenando de pequeñas cosas relacionadas con la novela: vestidos, pendientes, colillas, fotografías antiguas, la cama donde, según el libro, Kemal y Füsun tienen sus primeros encuentros sexuales… de esta manera, la narración salta a la realidad, y se encarna en todos aquellos objetos que cuentan por sí solos su historia, sin necesidad de haber leído el libro.

El primer capítulo se centra ya en un pendiente perdido entre las sábanas mientras Kemal y Füsun hacen el amor. Más tarde, y de una manera irracional, el protagonista decide quedarse ese pendiente (el símbolo del momento más feliz de su vida), sin saber que será el primer paso de un coleccionismo obsesivo y devoto que acabará determinando toda su existencia.

Pero Pamuk nos cuenta que en realidad hay múltiples museos sentimentales repartidos por el mundo, desconocidos, llenos de objetos cotidianos que nos resultan más humanos por lo que pretenden transmitir que por lo que en realidad son.

“Pero en los días en que sentimos que nuestra vida, como si fuera una novela, ha adquirido por fin su forma definitiva, podemos percibir y seleccionar, como hago yo ahora, cuál ha sido nuestro momento más feliz. Explicar por qué escogemos ese momento concreto de entre todos los que hemos vivido requiere que narremos de nuevo nuestra historia como una novela, por supuesto. Pero también sabemos que en cuanto señalemos el momento más feliz hará mucho que éste habrá quedado en el pasado, que no volverá nunca más y que, precisamente por eso, nos producirá dolor. Y lo único que puede hacernos soportable dicho dolor es poseer algún objeto perteneciente a ese instante dorado. Los objetos que nos quedan de los momentos felices guardan con mucha más fidelidad que las personas que nos hicieron vivir esa dicha el placer de su recuerdo, sus colores, sus impresiones táctiles y visuales”.

 

Ya comenté en otra entrada el amor de Pablo Neruda por los objetos. También este poeta tiene su propio museo sentimental en Isla Negra, Chile. Se trata de una casa construida al lado del mar, donde vivió con su mujer, Matilde Urrutia, y que está llena de conchas marinas, mascarones de proa, mapas y botellas.

botón coral

 

Con un pendiente perdido empezaba la novela de Pamuk, y con unos pendientes quiero iniciar esta nueva colección de bisutería basada en los pendiente vintage. Conozco un pequeño rastro donde una mujer gitana vende botones de cristal con sus años de antigüedad, revueltos sobre el mostrador. La tarea de rebuscar hasta encontrar la pareja se vuelve una aventura, porque los botones son piezas escurridizas y tienden a mezclarse entre sí; los de caballero terminan al lado de unos lacados de mujer, y los dorados con los de nácar, por lo que hace falta pericia para dar con dos iguales.

botón laca

 

Pienso en esa mujer del rastro, que vende los botones a un precio irrisorio en el museo sentimental particular que es su puesto, y me imagino el tipo de chaquetas y camisas que éstos habrán decorado, en qué circunstancias, y para qué personas. Porque al final los objetos tienen el valor que uno les da, y viven la historia de aquel que los posee, hasta el punto de seguir contándola aunque su dueño haya desaparecido ya. Esos objetos que parecen decirnos, como Kemal lo hace en un diálogo entre él y Orhan Pamuk imaginado al final de El Museo de la Inocencia, como frase final: “—Que todo el mundo sepa que he tenido una vida muy feliz”.

botón clásico

 

El Museo de la Inocencia: http://www.masumiyetmuzesi.org/?Language=ENG

***

http://es.dawanda.com/shop/Atucapricho

Oda a las cosas

botones

«Amo las cosas loca,
locamente.
Me gustan las tenazas,
las tijeras,
adoro
las tazas,
las argollas,
las soperas,
sin hablar, por supuesto,
del sombrero.

Amo
todas las cosas,
no sólo
las supremas,
sino
las
infinita-
mente
chicas,
el dedal,
las espuelas,
los platos,
los floreros.

Amo
todas
las cosas,
no porque sean
ardientes
o fragantes,
sino porque
no sé,
porque
este océano es el tuyo,
es el mío:
los botones,
las ruedas,
los pequeños
tesoros
olvidados,
los abanicos en
cuyos plumajes
desvaneció el amor
sus azahares,
las copas, los cuchillos,
las tijeras,
todo tiene
en el mango, en el contorno,
la huella
de unos dedos,
de una remota mano
perdida
en lo más olvidado del olvido».

P. Neruda, Oda a las cosas

***

http://es.dawanda.com/shop/Atucapricho

Rosa del Mundo

fair rosamund

 

Siempre me han gustado los cuadros de la Hermandad Prerrafaelita, y de entre todos sus pintores, los de John William Waterhouse (1849-1917). Aunque todos los artistas que formaban este movimiento decimonónico tenían unos temas comunes (mujeres legendarias, historias de caballería, erotismo, espiritualidad), Waterhouse siempre me pareció el perfecto ilustrador de muchos mitos y leyendas que había conocido de niña, por lo que pronto se convirtió en mi favorito.

Una de aquellas mujeres idealizadas sobre el lienzo, esta vez una figura legendaria, es Rosamund Clifford (1150-1176), “la Bella Rosamund”, cuyo nombre deriva del latín y significa “Rosa del Mundo”. Pocos datos nos han dejado las crónicas de esta belleza, lo que hizo que su fama aumentase gracias al misterio y la imaginación de las gentes. Sí se sabe que fue amante del rey Enrique II de Inglaterra, quien a su vez estaba casado con otra mujer sobre la que se han escrito ríos de tinta, Leonor de Aquitania.

Mientras que Leonor de Aquitania era una mujer de carácter, asertiva y adelantada a su tiempo, Rosamund encajaba mejor con el ideal femenino de la época, y se la describía como una persona discreta y dulce. Pese a que hoy en día quizá podamos encontrar más admirable a la reina Leonor, durante siglos se veneró la imagen popular que había surgido de Rosamund, hasta el punto de que durante la Época Isabelina se llegó a creer que la reina había quitado de en medio a la bella concubina recurriendo al veneno; una historia falsa, aunque la realidad no deja de tener su punto trágico, ya que murió a la edad de 26 años, después de haberse retirado al convento de Godstow. Aunque sus restos fueron enterrados cerca del coro de la iglesia de Godstow, convirtiéndose en un lugar de culto, el obispo de Lincoln ordenó años más tarde desenterrarlos para que los sepultasen fuera, llamándola “ramera” y lamentando que las mujeres cristianas venerasen tan mal ejemplo para ellas.

Otra leyenda afirmaba que el rey Enrique II había mandado construir un jardín laberíntico para ella, el Arco de Rosamund, derruido al construirse el Palacio de Blenheim.

Leonor de Aquitania es uno de mis personajes históricos favoritos, pero la idealizada Rosamund, pintada por la mano de Waterhouse, merecía una mención. Es por ello que no he podido evitar darle su nombre a este colgante y estos pendientes, con la imagen de la flor que le da su nombre, como no puede ser menos.

Espero que os haya fascinado la leyenda de esta rosa inglesa tanto como a mí.

pendientes rosas 3

colgante 3

Podéis encontrarlos aquí y aquí.

***

Contacto: abalorios@atucapricho.es

Ruska, el efímero paisaje del bosque otoñal

ruska pendientes2

[Recomiendo escuchar Last of the Wilds, de Nightwish, para mayor disfrute de este post.]

Cuando tratamos de comunicarnos con alguien cuya lengua materna y cultura son tan distintas de las nuestras, a menudo nos topamos con nuestras propias limitaciones a la hora de querer traducir un concepto cotidiano para nosotros, pero que puede resultar desconocido para esa persona. En este mundo de Babel, fragmentado en miles de idiomas diferentes, uno de los problemas más frecuentes es aquél que los angloparlantes han bautizado como lost in translation, “perdido en la traducción”.

Hay frases o palabras que no tienen equivalente en otra lengua. Por ejemplo, los sami de Escandinavia tienen al menos 180 palabras para denominar diferentes estados de nieve y hielo. Para los pueblos del sur de Europa, en los que la nieve es un fenómeno limitado a dos o tres ráfagas siberianas que hacen su aparición en febrero (y eso con suerte si se vive en la costa), los copos son algo tan pragmático como agua en estado sólido. Pero para un pueblo acostumbrado a ver la variabilidad en los paisajes nevados, y cuya forma de vida está ligada a la naturaleza y la meteorología, la nieve es todo un mundo que requiere un amplio vocabulario para expresar su complejidad.

En relación a Finlandia (por cierto, uno de los países en los que habitan los sami), existe una palabra finesa para denominar el efímero paisaje otoñal que se produce en septiembre, el de los bosques de hojas amarillas, azules y coloradas antes de caer: la ruska.

La ruska es propia de los bosques lapones y dura un mes escaso, pero en su brevedad ofrece una impactante paleta de colores al espectador. En el país de las auroras boreales es tan popular que se organizan excursiones para admirar este fenómeno antes de la llegada del invierno. En cierto modo, me recuerda a la celebración del florecimiento de los cerezos (sakura) en Japón, durante la primavera.

ruska

Con la llegada de septiembre, y ante mi incapacidad para encontrar una palabra en español que equivalga a todo lo que quiere expresar ruska, os presento esta pequeña colección de colgante y pendientes en tonos de rojo, color sin duda muy adecuado para este breve pero intenso otoño.

ruska pendientes

Podéis disfrutar de estos caprichos otoñales en Flickr DaWanda.

***

Contacto: abalorios@atucapricho.es

Dobles parejas

No todo lo encontrado en el rastro fue una figurita de Liebermann. La última compra dio mucho de sí; terminé acumulando al menos una docena de platos de diferentes diseños y tamaños, lo que me hace reflexionar sobre aquello de que los desperdicios de una persona pueden ser el tesoro de otra.

doblepareja4

 

Es increíble la variedad de colores y dibujos que pueden ser aprovechados de un par de platos de cerámica, si se rompen de forma adecuada; platos que ya cumplieron con su cometido de recipiente para terminar abandonados en una nave industrial, acumulándose en torres.

doblepareja3

 

Con las herramientas adecuadas y un poco de ojo, es posible convertirlos en pequeñas joyas como estas.

doblepareja

 

 

Podéis disfrutar de estas dobles parejas en Flickr DaWanda.

***

Contacto: abalorios@atucapricho.es

Amarillo

Nunca me gustó de manera especial el amarillo, ni en la ropa, ni en el cabello, ni en objetos de uso cotidiano. Por supuesto, siempre ha sido un color práctico dentro de la gama cromática, pero por algún motivo me parecía demasiado brillante, demasiado vivo y demasiado electrizante. Mis preferencias iban más hacia tonos más apagados, complementados con azules y rojos. Pero cuando vi las cerámicas que voy a mostrar a continuación, me dejé seducir por la luminosidad del amarillo, que me hablaba de sol, de limoneros, de girasoles y, en definitiva, del verano.

pendientes amarillo fluor

Alguien me explicó una vez que los colores transmiten energía, y viendo estos pendientes no puedo dudarlo. El color amarillo siempre ha estado asociado a la alegría y la vitalidad en su vertiente positiva, pero también simboliza la envidia, al igual que el verde, cuando se presenta en un tono apagado.

yellow pendientes

Para Goethe, en su obra Teoría de los colores, publicada en 1810, el amarillo es el color de la pureza y de la belleza. Sin duda transmite luminosidad, por lo que me parece de lo más adecuado lucir estos pequeños caprichos en la época estival. Espero que caigáis en esta colorida tentación tanto como yo lo he hecho.

Podéis disfrutarlos al detalle en Flickr y DaWanda.

***

Contacto: abalorios@atucapricho.es

No es un adiós, es un hasta pronto

colgante con fondo blanco 2

Soy consciente de que llevo mucho tiempo ausente y que debo una actualización. Por una parte, deberes ajenos a este blog me han obligado a centrarme en otras cosas; por otra, estoy preparando una web con dominio propio de A tu capricho, donde a partir de muy pronto empezaré a colgar las novedades, como hasta ahora.

Sí, ¡A tu capricho tendrá dominio y hosting propios!

De momento, me queda la ingrata tarea de ponerlo todo a punto para inaugurar la web la próxima semana. Estad conectados hasta entonces.

Y para que el dulce no se amargue con la espera, os dejo la última colección de colgantes de verano.

colgante con fonco blanco

¡Hasta la semana que viene, caprichosos!

***

Contacto: abalorios.capricho@gmail.com