Archivo de la etiqueta: segunda mano

Un sueño otomano

ottoman2

 

“Es una sensación tan agradable introducirme con mi plenitud, mi fuerza y mi vitalidad en el blanco y negro de una hermosa ilustración, que cuando el pincel de pelo de gato me extiende sobre el papel siento un cosquilleo de alegría. Y así, al darle color, es como si le ordenara al mundo «existe» y el mundo toma mi color de sangre. El que no ve puede negarlo, pero estoy en todas partes”.

O. Pamuk, Me llamo Rojo

Me encuentro muy lejos del Mediterráneo, en un país del norte en el que todo son brumas, lagos con cisnes y ruinas de castillos, donde no es muy difícil dar con una estampa que parece sacada de una ilustración de Alan Lee. Estoy a mucha distancia de las casas de color ocre, los atardeceres sanguinos y los tonos cálidos, hijos de un color primario: el rojo.

Con el trastorno de la mudanza, no he tenido mucho tiempo de actualizar el blog, ni de ir a un mercado de pulgas en busca de piezas de porcelana inglesa, pero antes de coger el avión pude realizar algunas piezas, como esta colección que saqué de un azulejo, recuerdo de un viaje a Turquía.

El azulejo era una escena cortesana del Imperio Otomano, pintada a imitación de las miniaturas otomanas y persas que tanto renombre alcanzaron, y a las que dio voz Orhan Pamuk en su libro Me llamo Rojo. Aunque el argumento principal de la novela es la historia del misterioso asesinato de un miniaturista, que los protagonistas tendrán que resolver recurriendo a sus conocimientos sobre estilo y dibujo, hay capítulos (mis favoritos) en los que los personajes retratados toman voz y cuentan su historia. De hecho, hay uno, el que da nombre a la novela, en el que el color Rojo habla de su simbolismo.

El rojo es un color que va apareciendo a lo largo de la narración, en pequeños detalles: la sangre de los crímenes, el tintero mongol o el chaleco con el que se cubre Seküre, el principal personaje femenino. Podría decirse que Pamuk realizó la novela a imitación precisamente de una miniatura; los lectores pueden observar el conjunto desde una cierta distancia, como ocurre con este tipo de dibujos. Esta perspectiva se consideraba la perfecta, dado que así era como Dios veía el mundo, desde lo alto.

Pero al mismo tiempo, cada personaje reclama su propia voz y cuenta la historia desde su punto de vista, al igual que ocurre con los retratos en la cultura occidental. Esta tensión entre la idealización de la pintura persa y su visión general del mundo, y las nuevas modas venidas de Europa (Venecia), donde prima el individualismo de cada retratado, también aparecen como una constante en la historia, y son la principal fuente de conflicto entre todos los protagonistas.

En el libro, al igual que ocurre con el azulejo, también aparecen distintos colores y significados, pero, de una manera u otra, el rojo siempre se cuela por alguna parte, como un mensaje secreto.

ottoman4

ottoman3

Quería aprovechar también la ocasión para agradecer las más de 20.000 visitas que lleva el blog desde sus inicios. No puedo hacerlo de mejor manera que con otra pieza, claro, y con todo lo que supone el color rojo.

ottoman

 ***

http://es.dawanda.com/shop/Atucapricho

Netsuke

Han llegado a mis manos los objetos más peculiares, exóticos y valiosos que he podido conocer desde que me he interesado por la artesanía. Como suele pasar en todas las ocasiones especiales y en los amores a primera vista, han sido ellos los que han decidido aparecer y cruzarse en mi camino, para desvelarme una parte de la historia japonesa relacionada con la ropa y sus complementos que yo desconocía.

Las modas y formas de vestir determinan gran parte de la cultura de una sociedad. Pero, ¿quién iba a decir que dos figurillas de monjes iban a tener tanto que decir al respecto? Lo que encontré fueron dos netsukes, que habían pasado desapercibidos a las miradas indiferentes hasta ese momento, confundidos quizá con dioses de la suerte chinos o pequeños budas.

El netsuke es una figurita, tallada en hueso o marfil, con una función más allá de la estética. En el antiguo Japón, los trajes carecían de bolsillos, lo que hacía obligatorio llevar objetos de uso cotidiano, como las monedas, el tabaco o los sellos, en una caja dividida en compartimentos, llamada inro. Esta caja pendía de una cuerda, que iba por detrás del obi o cinturón. Para evitar que el inro cayese al suelo, el netsuke actuaba como un tope.

Netsuke e inro
Modificado de: Photograph by Rama, Wikimedia Commons, Cc-by-sa-2.0-fr

Por supuesto, pueden encontrarse netsukes antiguos y modernos, con tallas de monjes, animales, criaturas mitológicas y escenas eróticas.

Para saber si un netsuke es de hueso o de marfil, es necesario examinarlo según varios criterios. El primero de ellos es el peso del objeto; el hueso es más ligero, mientras que el marfil presenta una mayor solidez. En cuanto a la textura, se dice que el marfil tiene el tacto suave de la mantequilla. Por último, hay que tener en cuenta que el marfil es lustroso y posee un color amarillento, así como las llamadas “líneas de Schreger”, unas líneas circulares o en forma de V. El hueso, por su parte, presenta unas manchas que revelan la médula ósea.

Así que cuando tuve los netsukes catalogados, me quedó averiguar por mis propios medios de qué material estaban hechos. Y sí, están tallados en marfil.

El primero de ellos representa a un monje de aspecto sereno en actitud de meditar:

P1070065

 

Por detrás tiene labrados los pliegues de su manto:

P1070068

 

En la parte inferior se pueden ver los agujeros por los que tendría que pasar la cuerda de la que cuelga el inro. Es sorprendente el detalle de la mano, en la parte derecha, perfectamente tallada:

P1070069

 

La segunda figura muestra a un monje de largas barbas y aspecto más risueño, que sujeta un rollo de pergamino:

P1070062

 

Los agujeros de la cuerda aparecen, en este caso, en la espalda:

P1070063

 

Y el artesano tampoco ha escatimado en detalles:

P1070064

A día de hoy, la pasión por los netsukes es tal que incluso existe una Sociedad Internacional de Netsukes, dedicada a estas piezas, entre cuyas actividades están las convenciones: http://www.netsuke.org/2015-Netsuke-Society-Convention.

En definitiva, cualquier objeto, por pequeño que sea, puede tener una historia interesante detrás. Pero como pasa con estas cosas, uno siempre se queda con ganas de más. Quién sabe, quizás algún día encuentre un inro y complete la colección.

 ***

http://es.dawanda.com/shop/Atucapricho

Liebermann y la tortuga

Los rastros nunca dejan de sorprenderme, ya sean tiendas de segunda mano de una calle cualquiera o naves de un polígono a las afueras de la ciudad, con sus tejados recalentados de uralita. El encanto del rastro es encontrar el Santo Grial en medio de la entropía, la pieza que encaja con lo que quizá necesitábamos sin buscarlo de manera consciente, como si el azar moviese los mecanismos para hacer posible ese encuentro entre el sujeto y el objeto.

La vida está hecha en parte de coincidencias, y la última pieza de porcelana que encontré habla de mi encuentro fortuito con el escultor Ferdinand Liebermann, pese a que nunca tendremos ocasión de conocernos personalmente. Porque Liebermann (1883-1941), uno de los escultores más destacados de Art Nouveau en Alemania, murió antes de que finalizara la Segunda Guerra Mundial.

liebermann

Como sucede a menudo con los creadores de talento, Liebermann sigue viviendo actualmente a través de sus obras. Estudiante de la Academia de Arte de Múnich, colaboró con la marca de porcelana Rosenthal, y posteriormente recibió encargos de parte del estado para realizar bustos y esculturas en la época del Tercer Reich.

Nada de esto sabía yo cuando me topé hace una semana, en uno de los rastros que me gusta frecuentar, con una figurita de porcelana, cuyo estilo recordaba a las de Lladró, y que representaba a un pequeño fauno tocando la siringa subido a una tortuga. Desde mi criterio estético, debo reconocer que al primer vistazo me pareció una obra cursi. Pero el buen estado de conservación picó mi curiosidad, y al darle la vuelta descubrí un sello en la base que, estaba segura, tendría que ser importante.

liebermann sello

Me llevé la figurita a casa por un euro y me puse a investigar de inmediato. Las creaciones de Libermann para Rosenthal son codiciadas por muchos coleccionistas de arte, y pueden encontrarse en el mercado online por varios cientos de euros. Sí, había dado con el Santo Grial.

Desde luego, no es mi intención romper la figurita para hacer colgantes ni nada por el estilo. Pero la satisfacción es otra: tener entre las manos un pedazo de historia del arte, y tener la certeza de que pueden encontrarse tesoros ignorados por muchos a cambio de una moneda.

 

Si queréis saber más sobre Liebermann, aquí hay un enlace muy interesante sobre su obra.

Y por supuesto, Google tiene una buena colección fotográfica de sus obras.

***

Contacto: abalorios@atucapricho.es